Principal
¿Que es la apicultura?
Comunidad
¿Como se comunican?
Productos
  Miel
  Características físicas y químicas
    Polen
    Jalea Real
    Propóleo
    Apitoxina
    Cera
    Núcleos
Enfermedades
Historia
Africanizada
Colmena
Alimentación
Valor económico
Bibliografía
Galería de Imágenes
Visitante
¿Como contactarnos?
Webmaster

MIEL

Es sobresaturada de azúcar que elaboran las abejas para alimentar a sus larvas y asegurarse la subsistencia durante el invierno. La abejas obreras ingieren el néctar de las flores, el cual se transforma en miel en sacos especiales situados en su esófago. A continuación se almacena y madura en panales dentro de sus colmenas. La miel de las abejas es un importante elemento en la dieta de muchos animales, como los osos  y los castores, y así como para ellas también les da energía para realizar todo tipo de movimientos, caminar, volar, limpiar y ventilar, en tanto que en la dieta humana se emplea para multitud de fines.

La miel de abeja se compone de fructosa, glucosa y agua, en proporciones variables; contiene también varios enzimas y aceites. La transformación del néctar en miel se debe a la acción de enzimas segregadas por las abejas y a procesos de deshidratación que tienen lugar durante su almacenamiento en la colmena. Su color y sabor dependen de la edad de la miel y de la fuente del néctar. Las mieles de color claro suelen ser de mejor calidad que las oscuras, aunque también la calidad depende de la forma en que trabaja el apicultor. Otras mieles de alta calidad son las elaboradas a partir de la flor de azahar (flor del naranjo), el trébol y la alfalfa. Una miel muy conocida y de menor calidad es la producida a partir del trigo sarraceno.

 La miel tiene un valor energético de unas 3.307 cal/kg. Absorbe con facilidad la humedad del aire y, en consecuencia, se utiliza como agente humidificante para el tabaco y en la industria panadera. La glucosa cristaliza en la miel a temperatura ambiente, dejando una capa de fructosa disuelta sin cristalizar. Para su comercialización, la miel suele calentarse por medio de procesos especiales hasta unos 66 °C con el fin de disolver los cristales, y a continuación se vierte en envases herméticos para impedir su cristalización. La fructosa de la miel cristalizada fermenta con facilidad a unos 16 °C o más. La miel fermentada se usa para fabricar aguamiel o hidromiel.

 La miel se comercializa en el panal original o se centrifuga y se vende como miel extraída. También se vende en forma de trozos de panal suspendidos en miel líquida.